6 de mayo de 2007


Otro domingo que agoniza…

Y morirá, sin remedio, a eso de la medianoche, de muerte natural.


Por la mañana, cuando medio muerto ya, abrió los ojos,
compartió el desayuno de café y tostadas (que olían sólo para él) con el diario.
Las malas noticias presagiaban "un triunfo de la derecha en la lejana Francia";
"Al Gore vendrá para hablar de la salvación del planeta".
(¿No fue a eso a lo que vino un tal Jesús hace un tiempo?)
"Otra oveja negra muere por ilusa; la ilusión sigue siendo un delito, oveja negra.
Hoy domingo son sus funerales, entre tristes e ilusas banderas sindicales".

Otro domingo que agoniza… y, otra vez, las noticias no son buenas.

A eso del mediodía, respira con dificultad. Tiene frío…
El sol no le alumbra ni le entibia el costado.
Las horas son frías; los minutos, lentos; los segundos, morados.
El tiempo da diente con diente.
Hoy el sol no alumbra ni entibia costados…

Por la tarde-noche sólo da patéticos estertores.

Morirá este domingo como mueren todos los domingos de la vida…

¿Escribirá, alguien, su epitafio en el polvo de estos siete días?...


6 comentarios:

peregrina dijo...

Dolido, doliente....hermoso.

botas de agua dijo...

Estimado Tristancio,
te escribo esta carta después de matar a horas el domingo. No, no fue muerte natural, pero se lo tenía merecido... me venía haciendo sufrir semana tras semana... y yo decidí salir. Y cómo corrían las horas, cuánto agonizaba el pobre viéndose llegar a su fin...
Pero yo no estoy aquí para hablar del domingo, que suficiente me pesa ya sin hablar de él. Estoy aquí porque me debes unas botas, te lo recuerdo, las que sean, aunque sean olvidadas o mentidas pero yo quisiera tener un link en mi blog a éste en el que encuentro textos con los que tanto disfruto.
¿Crees que podrías hacerme ese favor?
¿Así que llegaste a casa de Amandine con botas? Eso me tocó; eso y lo de las 7 leguas... (aunque no sé dónde más te habrán llevado mis pasos) en cualquier caso es un orgullo. Diría: alegra esa cara, pero como no te veo, digo: alegra ese nombre!
Un fuerte abrazo.

Plankton dijo...

wou...hey...
nunca pense e imagine lo triste q podias estar monillo..
mm q mal.., pero bueno ahi mismo dice q no haces nada para remediarlo...
me he leido creo q todas tus subidas bloggeras y la verdad q me metieron bastante..
tan de pucha madre.:P
pero no me gusta saber q quien escribe eso eres tú.
entonces por siempre con la sonrisa??
hay q decir lo q se siente en el momento indicado o no hay q decirlo..
a mi (jajaj el momento del mamoneo)
antes tambien me pasaba lo mismo, siempre con la puta sonrisa tratando de caer bien a quien fuece... ahora me da la misma guea caer bien, soy como soy jaja y eso incluye mi puta sonrisa...:P
no lo hago con desagrado, pero no reire para hacer sentir mejor al otro...ña-
wjajja ya mierdilla...me rio de too yo y se me hace dificil ser un poco serio...
ajaja bueno voh sabi poh wuashido..:P jajjja
saludos..cuidate arto y cuando necesites conversar o cuando SALGAMOS q no se cuando va a ser eso... conversamos de la vida poh mierdilla..
auf wiedersehen

plankton dijo...

oie mono
si quieres responder de forma mas privada mandame un mail tonce, si no quieres q tu punteo sea visto por el mundo de la farandula..:P
wjajjajaj
bueno, ahi ves tu como lo haces y apurate poh
auf wiedersehen

Paz dijo...

una amiga mía que viene del Sur dice Fomingo (creo que tú lo entenderás mejor que yo)

La muerte por desidia debe de ser la más dolorosa del mundo.

Gabriela dijo...

La futilidad de la vida, la melancolía de las cosas que no fueron y no serán jamás.
El desasosiego inmenso que nos provoca la certeza de que nada cambiará.

Por eso sería bueno hacer un poco de sicomagía
¿no te parece?