13 de abril de 2010

Rosita

Ese día regresaba a casa más tarde de lo que era mi costumbre. Asuntos de fuerza mayor me retuvieron en la oficina hasta entrada la noche. Conducía, a pesar del cansancio, concentrado para que una fina, pero persistente llovizna no me jugara una mala pasada. Por eso fue que me sobresalté cuando en un semáforo en rojo sentí unos golpecitos en la ventanilla de mi auto. En medio de la bruma invernal pude distinguir a una niña que me ofrecía una rosa. La imagen era, por decir lo menos, desconcertante…

Bajé el vidrio sin pensar -en realidad, todo lo que hice de ahí en adelante fue sin pensar- y, como una aparición, la pequeña, con el rostro salpicado de lluvia, me sonrío estirando la mano con la rosa.

-¿Tienes hambre?- le pregunté.

Ella sacudió la cabeza de arriba abajo, sin dejar de ofrecerme la rosa. Yo me incliné para abrirle la puerta.

-Sube- le dije, y ella obedeció como si fuera una orden.

Cerca de allí había una gasolinera de ésas que tienen un lugar para comer algo al paso. Los pocos clientes que habían, al vernos entrar nos miraron con curiosidad (ahora puedo afirmar que no era curiosidad, sino reprobación).

-¿Qué quieres comer?- le dije, ayudándola a instalarse en una de esas mesas pequeñas y redondas, que eran muy altas para su poca estatura.

-Un completo- dijo sin dudar.

-¿Con leche, té, café…?- le dije, como tomándole el pedido.

-Una Coca cola- respondió sonriendo y balanceando los pies que le colgaban lejos del suelo.

-Espérame aquí- agregué guiñándole un ojo.

Cuando volví a la mesa con su pedido y un café para mí, sus ojos se iluminaron. Comenzó a comer con entusiasmo. Yo intenté vaciar su bebida en un vaso, pero dijo que no y tomó directamente de la lata.

-¿Cuántos años tienes?

-Diez- dijo sin dejar de comer.

-¿Y tu mamá…?- pregunté, intentando establecer un diálogo.

-No sé- dijo. –No tengo mamá…

-¿Y con quién vives?- insistí.

-Por ahí, con unos amigos…

Cuando terminó de comer me miró y sonrió. Yo sonreí también porque sobre su labio superior se habían dibujado unos divertidos bigotes de ketchup y mayonesa. Cogí una servilleta y le limpié la boca. Entonces fue cuando ella dijo lo que yo nunca esperé escuchar… lo que nunca hubiese querido oír.

-Ya… ahora qué quieres que te haga.

Y me lo dijo desde esa sonrisa, que, a pesar de todo, seguía siendo inocente…

15 comentarios:

ybris dijo...

Maldito mundo que tales preguntas pone en boca de unos cortos y tristes años de niñez.
Terrible.

Abrazos.

Paz dijo...

sí es un cuento triste, sí. Quizás más triste aún por sonar tan a verdad ...

Terapia de piso dijo...

Que letal es a veces la verdad en la inocencia.

Abrazo, Tristancio.

José Roberto Coppola

Paz dijo...

Ya sabes que siempre eres bienvenido. Aunque sea así, sin avisar, y después de tanto tiempo.

:)

Sonita dijo...

relato estremecedor... lo que la miseria hace a la niñez. dónde quedó su inocencia, quién es el culpable de no proteger esa hermosa niña? son tantos así a quienes se le quitaron la magia..
Gran relato Tristancio. Es siempre una maravilla venir a estos recovecos a llenarme de tus letras.
un abrazo.

Francisca dijo...

Te invito a visitar mi nuevo blog de ilustraciones y textos breves http://mandamientosdementira.blogspot.com/
Saludos!
Fran

NoeliaA dijo...

Qué buenisimo cuento. Me ha gustado leerlo, muy actual la temática, con un cierre acorde al realismo que exhibe.
Saludos, me pasaré a leer más seguido.

Castigadora dijo...

Terrorífico! De verdad. Se me cortó el alma en pedazos, porque a pesar de todo, no es ficción.

Un besp

El vecino de abajo dijo...

Muy, muy buen blog.

Cuando quieras échale un ojo al mío, ya me dirás lo que opinas.

Un saludo

chuliMa dijo...

joer,joer...vaya final

Besos "salao" ;-p

Edurne dijo...

Un relato triste, bello y real...
Un maestro usted, caballero!

Besitos orilleros!

Creatura dijo...

Le solicitamos artículos literarios, críticas literarias, reseñas
literarias, cartas literarias, poemas, relatos breves, cuentos, manifiestos
literarios, monólogos literarios, diálogos literarios, citas literarias
comentadas, sentencias o axiomas literarios, literatura oral rescatada,
documentos literarios antiguos desconocidos o poco conocidos,breves guiones
de teatro, breves guiones cinematográficos, epitafios
literarios...creaciones literarias de cualquier tipo, género o subgénero.
Incorporaremos Secciones, como la literatura infantil, la literatura de
trerror, la literatura de humor, la literatura rosa, la literatura de
ciencia ficción, la literatura erótica, la literatura de suspense, la
literatura histórica, traducciones literarias, etc, etc. Se trata de
conseguir un *órgano de expresión literario* de todos para todos.
*¡Consigámoslo
divulgando al máximo esta idea y participando en ella!*
G R A C I A S.

creaturamarmolejo@gmail.com

http://revistacreatividadyliteratura.wordpress.com

Javier dijo...

Cuando la inocencia se encuentra con más inocencia, existe una leve posibilidad de redención. Quizás haya sido la primera comida por la que no tuvo que pagar con ningún servicio.

Un abrazo, Tristancio.

Hans dijo...

Tremendo relato. Desgarrador.
Bueno, eso ya se lo comente en la sala.
Me cree un blog, cuando tenga un tiempo, hechele un vistazo.
Saludos!

Beauséant dijo...

a veces les obligamos a crecer demasiado pronto.. a perder la inocencia con nuestra mierdas de adultos...