29 de noviembre de 2010

La pedagogía de los sueños

Ahora que ya no sé soñar y que no vivo esperando buenas noticias. Ahora que tampoco espero a nadie en la estación del metro, y que me emborracho solo en bares perdidos sin compadecerme, o que sin compadecerme me emborracho perdido en bares solos. Ahora que me levanto temprano de lunes a viernes, aunque no tenga ganas, y que el viernes no importa porque es igual al lunes. Ahora que los días pasan sin sobresalto, miento. Miento como canalla, porque ahora que ya no sé soñar ni dormido, de lunes a viernes, en una escuela olvidada, enseño a soñar…


10 comentarios:

ro dijo...

Escribís bellísimo.
Seguiré leyendo, un saludo.

ybris dijo...

No miente quien enseña a soñar aunque crea no ser capaz de hacerlo él mismo.
Quizás porque está convencido por experiencia de lo importante que es para vivir.

Sabes soñar. No lo dudes.

Abrazos.

Beauséant dijo...

quizás has logrado algo mucho más complicado, que tus sueños vivan en los sueños de otros.

Edurne dijo...

Yo también intento enseñar a soñar...
Pero también sigo soñando!
Y tú, aunque no te lo creas!

Qué envidia me das cómo escribes, siempre te lo digo, pero es verdad!

Un super abrazote!
;)

eLe eMe dijo...

encontrando la belleza en la tristeza...

eSadElBlOg dijo...

miente de lunes a viernes de 8 a 6, pero el resto del tiempo sueña, y si no lo haces que zea por que tus sueños se hayan hecho realidad

Ipnauj dijo...

La fantasía tiene muchos más colores que la realidad.

Un gran saludo.

Bolero dijo...

Me recordaste a Sabina
Cómo has hecho para vivir sin esperar nada?
Envidia te tengo, mycha, tal vez en demasia
Pero si quieres entre tu falta de ganas y mi sobra de todo montamos una escuela q casi puede llegar a universidad
Un beso de esos
Muakkkkkkkkkkkkkkk

Andrés del Olmo García dijo...

aprender a soñar es aprender a vivir, pues toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son...

Te felicito de nuevo por escribir como escribes, insito en que "haiga" un encuentro cuentistico por ahí... saludos!

Hans dijo...

"de lunes a viernes, en una escuela olvidada, enseño a soñar…"

Creeme que es el mayor privilegio (para mi, y creo que también para ti) querer seguir soñando... me enseñaste a demostrarlo con palabras... que también uso en mis fotos.
Gracias Fabian, un abrazo amigo mio