7 de julio de 2008

Verdades como hielo

Era de madrugada... una luz mezquina se colaba por la persiana, dibujando sombras geométricas en las paredes del dormitorio. No podía ver sus ojos... me tardé un silencio largo en responder, no era nada fácil.

-Sí- le dije.

Y ese ´"sí", que seguramente ella no quería oír, fue el principio del final.

15 comentarios:

ybris dijo...

Suele suceder.
Escuchar lo que no se quiere oír
viene a ser el principio del final.

Un abrazo.

adictaacruzarenrojo dijo...

Y realmente, ¿quiso hacer la pregunta?

Nos gusta arriesgar en la cuerda floja unicamente durante ese instante en el que no sabemos si caeremos o lograremos mantener el equilibrio....(yo creo)

Un fuerte, fuerte, fuerte abrazo para tus benditos recovecos...
y un beso rojo, por supuesto.

perra de agua dijo...

Me engañaste? Te enamoraste de otra? Te querés ir? Sos gay? A mí se me ocurren esas.

Sergio Saavedra Rivera dijo...

Y varias mas... Demasiado críptico para mi...

Sonita dijo...

hay momentos en que es necesario poner un punto final a ciertas cosas...
me encanto la narrativa para llegar a ese momento de tension emotiva...!

Marta Faixedas dijo...

potser no era el principi del final...potser era simplement un nou principi...

que maca la foto d'en Padú..¡y tan bello que se ve! més tard em llegeixo el conte, que bé que hagis tornat!

perra de agua dijo...

Es muy lindo tu can. el que puse yo debe ser un vizla o un weimaraner (son iguales, pero cambia el color, uno colorado, el otro gris) Pero es cierto que el tuyo se le parece, ojala puedas terminar de curarlo.

Bitter dijo...

o tal vez era lo que necesitaba, lo que en verdad quería oir!!

amar dijo...

sea cual sea..
pero siempre la verdad..
como la vida que se lleva dentro..


Cuentan que cuando un silencio
aparecía entre dos,
era que pasaba un ángel
que les robaba la voz.
Y hubo tal silencio el día
que nos tocaba olvidar
que, de tal suerte,
yo todavía
no terminé de callar.

Todo empezó en la sorpresa,
en un encuentro casual,
pero la noche es traviesa
cuando se teje el azar.
Sin querer se hace una ofrenda
que pacta con el dolor
o pasa un ángel,
se hace leyenda
y se convierte en amor.

Ahora comprendo
cuál era el ángel
que entre nosotros pasó.
Era el más terrible,
el implacable,
el más feroz.

Ahora comprendo en total
este silencio mortal.
Ángel que pasa,
besa y te abraza,
ángel para un final.



(1977)

Angel para un final .Silvio Rodríguez

www.youtube.com/v/9heEbBkk_PU

vivir amAr
amAr vivir


amAr

LOOLA dijo...

Las palabras nos traicionan, es ley de vida.

Un beso brujo doble..., que para eso vuelves y ¡cómo vuelves!

Castigadora dijo...

Es muy curioso lo que una palabra tan pequeña como un sí, puede llegar encerrado consigo.

Un saludo

Edurne dijo...

Dos letras, un segundo... toda una vida.
Comienza y termina.
Una maravilla!

tomás dijo...

la primera pieza de un efecto dominó se esconderá siempre detrás de las cosas más insospechadas.

LILITH dijo...

Qué bueno que la palabra que el dijera fuera "sí" y no "no". Me gustó el cuento y el blog.

Un saludo desde Barcelona!

perra de agua dijo...

tomás: es medio palbistico tu comentario, pero me gustó.