27 de septiembre de 2008

Ciberparaíso
...
Apoyada en la baranda, Eva cuenta los trenes que pasan. No es la única que espera, pero sí la que lleva más tiempo en la estación. Nerviosa, piensa que es absurdo haber acudido a esa cita. Se habían conocido en el más marginal de los paraísos. Él se llamaba Adán y naufragaba; ella había recogido la botella con su mensaje...

Poco a poco, la estación se fue quedando vacía. Un guardia se le acerca para decirle que es hora de cerrar. Eva lo mira, y sin decir nada, se marcha. Afuera, ya es de noche y hace frío. Los últimos transeúntes caminan de prisa y encogidos. De pronto, Eva reconoce su gorda imagen en los vidrios de un escaparate. Entonces, tiene la certeza de que Adán sí acudió a la cita...


25 comentarios:

Edurne dijo...

JOOOOOO! Se me han puesto los pelos de punta!
Y fíjate que da miedo no porque sea una historia de terror, pero sí de total y rotunda soledad, que da más miedo que cualquier otra cosa.

Eva y Adán.
Adán y Eva.

Claro que Adán acudió a la cita, claro que la estuvo espiando y regodeándose en su acción, y claro que salió pitando de allí, no fuera a ser que ella se diera cuenta de que alguien la observaba y pensara: "¿será él?".

Claro que era él, Adán, el del mensaje en la botella, pero no... él no buscaba una Eva como ella, gorda, él buscaba otro tipo de Eva!

Oye, qué triste, no?
Pero fíjate que con estas líneas has contado todo, porque ahora nosotros nos podemos imaginar la vida entera de Eva, y la de Adán... y hacer y deshacer en nuestra imaginación...

Oye, porqué escribes tan condenadamente bien, canalla?
Jejejejeeje!

Besabrazos orilleros!

Ferran dijo...

Vale, quizás sí, quizás a Adán no le gustó la imagen que vio, pero... ¿por qué ella tuvo "la certeza" de que Adán había estado allí? Tal vez a través del vídrio del escaparate, Eva vio algo que le confirmó que sí, que Adán estuvo allí. Y quizás algo imprevisto obligó a Adán a marcharse.

A veces, las cosas no son lo que parecen...

Una abraçada!

FER dijo...

Pues eso parece... Adán el rápido lo llamaban.

Es muy Penélope esta Eva. Al final tendremos que hacer un relato en el que sea él quien espere...

Bolero dijo...

Estoy cansado de esos puñeteros adanes, creyendose tan sumamente bellos
Ferrán tiene razón, fer también

Algún día habrá una eva y una penelope en mi estación mirando a un Adán y dejándolo con un palmo de narices

muakkkkkkkkkkkkkkkkk

Nacho Hevia dijo...

Y Adán regresó a su casa pensando lo mismo que Eva...

Bitter dijo...

nunca sabes cuando un encuentro se transforma en desencuentro, es parte de la vida por mas triste que suene, pero se lleva los recuerdos de esos mágicos momentos mientras estuvo ilusionada.
Me encantan tus cuentos cortos, es increible como logras contarnos mil historias a través de una sola..
besos

Sonita dijo...

qué triste...

ybris dijo...

Pues él se lo perdió.
Que le den.

Un abrazo.

Edurne dijo...

Caramba, a mí se me había escapado la posibilidad que apunta Nacho!
Es cierto, y si él, también tuviera miedo, si él también fuera gordito o feo o...? Ahhhhh!!!

Marta Faixedas dijo...

És el que té el ciberespai, que a vegades ens fa creure que podem ser el que no som: Adán i Eva en el paradís.

malgrat que són tan universals, no puc evitar situar les teves històries a l'enyorat Santiago!

petons a pilons!

Bito dijo...

Pues sí, un imbécil este Adán.

Allá se ahogue solito en su isla.

Laura Virtual dijo...

...y así ha sucedido tantas veces...
tiene que haber habido un adan y una eva para esta situación tantas veces repetida.

Diego dijo...

Muy sutil el descubrimiento de esa certeza de Eva. Y como dice edurne, con pocas líneas lo has contado todo. Un abrazo.

Beauséant dijo...

falta de confianza lo llaman.. por desgracia no seré yo quien diga que eso es una tontería..

AndyPeCas dijo...

Me permitiré opinar con cierto libertinaje...Si realmente a Adán no le gustó Eva y se fue, ¿quién puede culparlo arrojando la primera piedra tan libre de ese pecado? Ahora bien, la única que tiene la certeza de que Adán fue , es Eva...Pero, ¿y si no pudo llegar? ¿Si realmente Adán no fue? ¿Por qué nadie pensó eso?

Mmmmm

Muy buena historia, de hecho, ya ves, estamos todos especulando sobre lo que pudo haber sido y no fué.

Seguiré por aquí.

Castigadora dijo...

Por qué tuvo esa certeza? No sé si realmente fue o no, a la cita, pero mientras piense así pocos van a valorarla mejor que ella misma.
Si estuvo realmente allí, debería avergonzarse de si mismo.

La historia tiene un aire de tristeza desde que empieza o tal vez sea que las estaciones de tren siempre me ponen triste.
Besos

Athena dijo...

Estoy con Ybris ¿cómo se puede hacer eso? Será cobarde.

Mónica dijo...

Como siempre, un placer leer tus breves joyas. Pobre Eva...
un beso musical

chuliMa dijo...

Que le meta un virus...por..pòr...

Besos goldos como Eva.

LILITH dijo...

¡Qué cruel!¡Supongo que como la vida misma!

Ella debió sentirse hija de Lilith y no una Eva más, y él, con ese nombre ¿Qué se puede esperar?

pd: de acuerdo con Fer, hay que escribir sobre hombres que esperan...

besos, la verdad es que siempre que tengo alumnos chilenos me da una alegría inmensa... ¡qué hermoso tu país! y ¡qué ganas de verlo!

Santiago Paz dijo...

Como diria una canción de Metallica: "sad but true".



Un abrazo.


atte:
Paz

Sergio Saavedra Rivera dijo...

Siempre en la vereda de la tristeza ehh... La certeza nunca está, más bien la construimos... Eva no lo sabe, sólo cree saberlo y esa idea es la que le recorre siempre...

Muchos de estos relatos me "saben" a cuentos cortos que alguna vez escribí y/o leí en una época de mi vida...
Saludos Tristancio, que siempre es grato venir por aquí y estar un rato...

Tumulario dijo...

Quizas Adán, si estuvo alli y quizas si que la vió y era tan belloa que penso, ¿como decirle algo?, ¿como atreverme?.
Y es que a veces somos nosotros nuestros peores críticos.
Por cierto este post casi enlaza con el último de Bito "Elena"

Haldar dijo...

Ella le vendio a Adan una imagen "imaginaria" de ella. Se vendio como rubia o morena despampanante, de grandes ojos azules y labios carnosos. En el ciberespacio todo es posible. Claro que Adan estuvo alli, buscando la Eva que habita solo en los deseos de la misma Eva. Al verse al espejo comprendio la magnitud de su error: no ser sincera!

Abrazos.

lory. dijo...

Fuerte.