14 de octubre de 2008

(Sin título)
...
Últimamente llega tarde casi todos los días, así que puede que todavía llegue…

Siempre, antes de empezar la clase -antes de saludar, incluso- escribe algo en el pizarrón: citas, versos, títulos de libros, o algún titular del diario de la mañana. A veces, una pregunta: “¿Sabes quién fue Flora Tristán?” o “¿Quién fue Rosa Parks?”. Ahora, en el pizarrón, están los rastros de la última clase de ayer, unas fórmulas matemáticas que no entenderé nunca. Mal por mí. El profesor dice que las matemáticas son más útiles para vivir. Que la historia (que es lo que él enseña) y la literatura no sirven de mucho, pero yo no le creo…. Yo prefiero sus citas a las fórmulas matemáticas, que no me dicen nada.

Cuando él empieza a escribir, con la mano derecha en el bolsillo de atrás del pantalón, en la sala reina el caos y el bullicio. Pero, poco a poco, el silencio comienza a ganar la batalla, y hasta se puede sentir el ruido que hace la tiza al rozar la superficie del pizarrón. Y cuando termina la frase, el curso está quieto y atento. En ese instante, siento el sonido de las dos rayitas que cierran las comillas y el golpecito del punto final. Entonces, anoto la frase en mi cuaderno…

Es tarde. Hoy no vendrá. Busco en mi cuaderno. La clase anterior escribió:

”El corazón, si pudiera pensar, se pararía”…(*)
...
...
(*) La cita final pertenece a Fernando Pessoa, en "El Libro del Desasosiego".

24 comentarios:

Edurne dijo...

Bueno, me quedé... helada!

Empiezas a leer.
Identificación: el pizarrón, las frases, las citas, la Historia, la Literatura...

Y ese silencio lleno de admiración (ya lo quisiera para mí... el silencio en mis clases! ;) )

Y ese corazón... maldita la hora en que se le ocurrió ponerse a pensar!
Un super abrazo!

Miss Morpheus dijo...

"Que no haya pensado, que no haya pensado..."

Personas de presencia mágica que acallan a las masas sin alzar nunca la voz... sirviéndose simplemente de su peculiaridad.

Una escueta y buena historia sobre la huella que dejamos en otros.

Un saludo

Diego dijo...

Lo terrible de esa tristeza es la urgente necesidad que el profesor tiene de compartirla, no importa con quién. Hay un cuento de Chéjov, "Tristeza", que trata este mismo tema: la necesidad de compartir una tristeza. Te lo recomiendo si no lo conoces. Un abrazo.

* SINE DIE* dijo...

Quizá el punto intermedio entre pensar y latir sea soñar......

Una delicia leerte.

LILITH dijo...

el final me hizo despertar, ya estaba yo sumergida en esa clase hoy casi imposible de silencios y respetos,el amor a la literatura se aprende en casa o en primaria, es un modo de vida, en secundaria lo intentamos pero me temo que es algo tarde...

tot un plaer com sempre llegir el que escrius,

Lilith

Ipnauj dijo...

La sala de clases es un universo fascinante.

Un gran saludo.

Santiago Paz dijo...

El corazón esta diseñado como una bomba, como un montón de caballos de fuerza corriendo desbocados, como una estructura enorme diseñada sólo para una cosa: para actuar. La frase, tiene total sentido. Y el cuento, bueno, el cuento le da el soporte. El cuento gíra alrededor de esa frase final, lapidaria y consistente: ”El corazón, si pudiera pensar, se pararía".


Un abrazo, amigo.


atte:
Paz

Sonita dijo...

hay de eses seres que iluminan a otros. su esencia alimenta como si de comida se tratara.
alguna vez tuve un profesor asi. un profesor que me guio y alumbro el camino..
es grato saber que esas personas estan por donde quiera..
hermoso escrito, y la cita simplemente maravillosa.
un dulce saludo.

Javier dijo...

Tristancio, gracias por pasar. Espero que sigamos en voz alta y nos guardemos el silencio para otras oportunidades.

Este post me gustó mucho, me resulto muy facil generar las imagenes que describiste, creo que lograste capturar esos momentos que no los anota nadie en ningun lado.

Te dejo un abrazo!

Ferran dijo...

Es verdad, a mi también me has transportado años atrás, aunque la imagen que tenía en aquel momento de mis profesores no era, en líneas generales, tan 'romántica' como la que tengo ahora.

Pr cierto, tu podrías ser uno de ellos, de 'los de ahora'.

Una abraçada.

Tumulario dijo...

Yo que vivo de las matemáticas y adoro la historia he llegado a ver a tu profesor a traves de tus letras.

Castigadora dijo...

Es sobrecogerdor, pensar en lo que puede llegar a inspirar una persona (un profesor) y que de un momento a otro deje de estar con nosotros acompañándonos y guiándonos.
Se paró a pensar

Bitter dijo...

Entonces no es casualidad que no pueda pensar...
Que poderosas esas frases que te dejan por horas cavilando.
besos

LILITH dijo...

¿Conociste al poeta Albert Compte en Girona? Era amigo mío, Esteban (nuestro rapsoda, también chileno) está musicalizando alguno de sus poemas. Te paso el myspace:

http://www.myspace.com/elloroeclectico

Un petonet,

Lilith

Bito dijo...

Pues yo creo que no. Yo no creo que se parara. Es más, es posible que si lo hiciese bien incluso todavía se hinchara un poco más.

Bello Pessoa, siempre. Pero tan pesimista...

Bolero dijo...

Por dios q nunca se le ocurra a nadie, hacr q mi, tu, su corazón piense, dejemoslo tal cual,. asi sin mas

muakkkkkkkkkkk

FER dijo...

No se equivocaba: las matemáticas son más útiles para vivir, pero la literatura y la historia son mejores para saber vivir y que la vida no se nos pase como un suspiro.

Ana dijo...

Si el corazón pensase, a lo mejor, la razón latiria,,,

Un abrazo

Laura Virtual dijo...

Me transportaste a la sala...
Es que son cuestionamientos tan reales... y aunque sepamos que hay profesiones mas rentables, para ser felices debemos elejir la que nos guste... y no hay más.

Yeli dijo...

Fabuloso...que gusto ha sido encontrar tu blog.
Un abrazo
Yeli

Mónica Sánchez Escuer dijo...

Una de las cosas que me fascinan de tu escritura es la manera perfecta en que construyes los pasos hacia un final tan contundente como inesperado. Además de muchas otras cosas, como el ritmo y la originalidad en el tratamiento de temas comunes. Sabes que soy tu admiradora, ¿verdad?

ybris dijo...

Exquisito relato. Precioso.
Ojalá de todas las clases se pudiera sacar siempre una frase entre comillas que conservar.

Un abrazo.

chuliMa dijo...

Hasta "denteras" me han al imaginar la escritura en la pizarra.

Como siempre, un gustazo leerte.

Como siempre...un besote para ti

Beauséant dijo...

vaya, entonces el corazón ¿no piensa? eso explica tantas cosas :)