6 de septiembre de 2008

(Sin título)
...
El brazo, con la lentitud de una grúa, vuelve por el encendedor. Creo que esta tarea será más difícil, pues ni siquiera sé si está en el velador. Ahora toco un libro. Éste sí lo recuerdo, lleva ahí, probablemente en la misma posición, más de un mes. “El libro del desasosiego”. Mis dedos se tropiezan con el cenicero –hondo, redondo y azul-. El artilugio debería estar por ahí, completando la trilogía del vicio: cigarrillos, cenicero, encendedor. Pero no. Seguro quedó en el bolsillo del pantalón. El brazo-grúa deja el velador y baja en busca del pantalón que debería yacer amontonado al costado de la cama, justo donde me lo saqué. El resto de la ropa está esparcida también por el piso, por esa mala costumbre mía de lanzarla a cualquier parte cuando me desvisto sin ganas. Ahora sí debo doblar un poco el tronco para alcanzar los pantalones, porque están más o menos en la mitad de la cama. Camino con los dedos por el piso frío y llego hasta la anhelada prenda. Hurgo en un bolsillo y, aleluya, lo he encontrado a la primera. Mi suerte, al parecer, empieza a cambiar. ¿Será acaso una señal de que sí debo levantarme? La llama aparece con el tercer chasquido. Fumo. Aspiro profundamente, y me concentro en la brasa que se aviva, por allá, en la lejana punta del cigarro. Las volutas de humo ascienden con la calma que las caracteriza y la habitación se hace difusa. La escena en la que me encuentro no parece estar ocurriendo…es como si fuera un recuerdo. Un mal recuerdo.

25 comentarios:

Tristancio dijo...

Obedeciendo a una petición de Mónica, subo un fragmento de aquello en lo que estoy trabajando. Y no es más que eso, un párrafo dentro de un todo, que aún no llega a su final.

Aprovecho, además, ya que nunca en mis textos hablo en la primera persona singular que soy, de decirles cuán honrado me siento con "vuestras" visitas (entre comillas porque en Chile no usamos este pronombre) y cuán alegre de visitarlos.

Abrazos.-

Post scriptum: está permitido decir que no les gusta, totalmente (faltaría más).

Castigadora dijo...

Lo que me dejó es intriga! Por qué la habitación se vuelve difusa? Qué es lo que ve?

PD trabajas en un libro?
Un beso

Athena dijo...

Pues es un pedazo muy descriptivo donde se masca la cadencia y el cansancio de no se sabe qué.

Un saludo.

FER dijo...

Mmmm... me gusta, pero me ha dado ganas de fumar, lamentablemente. Culpa tuya la de que caiga en este fatal vicio :-)

MBI dijo...

Vaya Chile me gusto visitarte...
Volveré

Diego dijo...

Una porción de vida, como suele decirse, una humanidad que se respira en cada detalle. Y ese recuerdo... habrá que leer el texto completo para saber. Un abrazo.

Nico dijo...

Aunque no se entiende el contexto, si se transmite la desesperanza del hablante, como si estuviera aburrido de todo.

Espero leer el resto luego :P

Manuel dijo...

Esto tiene un súper pronóstico.. bravo Tristancio!
Está muy bien impresa la atmósfera, la angustia, el humo impregnado. Me encantan los relatos con texturas... quiero leer más sobre este hombre, que, percibo, huele sus fronteras y prueba con la punta de la lengua la acidez de la soledad.

Edurne dijo...

Es el humo de la desidia, del fastidio y el desánimo... la indiferencia.
El humo de un perdedor, de alguien que se cree perdedor, pero, tal vez merezca la pena levantarse,sí!

Avanti, siñore!

Abrazotes enormes!

eSadElBlOg dijo...

no es que no me guste, pero... es que yo tiro la ropa por ahí solamente cuando me desvisto "con ganas", cuando me desvisto "sin ganas" la ropa cae en un montón...pero claro, son costumbres de cada uno...

sigue y ves dandonos más pistitas. Me encanta saber que tienes un proyecto y que tiene buena pinta..

Bitter dijo...

mmmmmh, fumar es dañiño para tu salud!!!
necesito leer más
un abrazo

Ferran dijo...

El fragmento escogido engancha. ¿Cómo será el tipo que enciende el cigarrillo? ¿Cuáles serán sus circunstancias? Debe ser un tipo algo caótico, a juzgar por cómo deja su ropa tirada por el suelo. O tal vez no lo sea, pero esté pasando por un momento delicado...

Continuará? Espero.

Una abraçada des de Barcelona.

Beauséant dijo...

y, sospecho, que aunque cierres los ojos y recites que todo es un sueño al despertar seguirás con una colilla bailando en la mano y la misma visión ante tus ojos...

Bito dijo...

Como tú bien dices es apenas un retazo que podría significarlo todo o no significarlo nada. Destaco pues que la narración es atractiva y que llama a continuar.

¿En que está usted trabajando? ¿novela? ¿cuento?. Le pregunto porque yo estoy con una novela y de vez en cuando más que un baile de literatura parece un combate de boxeo.

Ya me contará.

ybris dijo...

No es muy animosa la situación.
Pero está bellamente descrita.

Un abrazo.

LILITH dijo...

La descripción muy buena, la imagen del brazo-grúa, el tabaco (me hizo desear no fumar más), sigue trabajando duro, creo que vale la pena.

Besos desde Barna,

Lilith

pd; a mí me sobra la última frase, creo que confirma algo evidente

adictaacruzarenrojo dijo...

Siempre metiendo con embudo una imagen en nuestras pupilas, de tal manera que a parte de ser exacta, se queda rescolgando, como un buen jugador de basket, al hacer un buen mate..

Me encanta, bendito hueco..

Un beso rojo y un fuerte abrazo desde el otro lado del charco(rojo)

LOOLA dijo...

Pues a mí me gusta, no se hace una descripción pesada, es todo muy ágil... No sé a mí lo que más me llama la atención es el personaje que quiero saber quien es, que hace, que siente, qué coño le pasa xD

El vivio (fumar) te ha quedado elegante.

Así que pues... ya nos irás contando, ¿no?

Besos brujos!

Laura Virtual dijo...

El fuego, el humo, las hojas de tabaco transmutadas en cenizas que se lleva el viento... siempre es igual, no importa quien sea el fumador...

Ana R dijo...

Me ha sabido a poco y además me ha intrigado .Yo aspiro en ese pitillo un humo de derrota y la dejadez propia de quien no tiene mucho que perder...espero más.

Un abrazo

Nacho Hevia dijo...

gracias por este avance!
llama a las ganas de querer saber más!

abrazo!

Marta Faixedas dijo...

a mi m'ha fet pensar que l'últim cigarret el vaig fumar davant de casa teva...aquest 11 he sentit especialment el pes de la memòria...aprofita la nit i, si cal, torna al cafè, el projecte s'ho val! molts ànims!

zel dijo...

Pués a mi me encantó, y con tu permiso, regresaré, desde muy muy lejos, llegué a ti a tyravés de Edurne, me llamó la atención que fueses maestro y aquí me tienes, yo también lo soy, me gusta lo que escribes y por eso comenté.
Un abrazo!

Sergio Saavedra Rivera dijo...

Bueno si es un avance... promete... la atmósfera está "delineandose" , cansancio, desidia, fastidio... para dónde vas?... mejor entreganos en total, no soy paciente...jejjejje...

Saludos

PD. Ando un poco perdido de mi blog, peroi regreso de vez en cuando y visito a mis amigos... al tuyo llego tarde... es que estas casi al final....jajjajja

Anónimo dijo...

Que leendo que escribes Fabián, creo que no hay mejor medio para ser libre que hundirse en el maravilloso vértigo de la escritura, dándole una buena metáfora, creo que has nacido sincelando oraciones triste, me encanta