27 de mayo de 2009

Credo

A veces me gustaría creer en Dios para poder decir Dios mío, por qué me has abandonado...



12 comentarios:

Terapia de piso dijo...

A veces me gustaría también creer en mí mismo para decir, mira tú (yo) por qué me has abandonado.

Un abrazote.

Como siempre bueno leerte.

José Roberto Coppola

Ferran dijo...

Me alegro de creer que venimos de alguna parte, y que a alguna parte nos dirigimos, para no hundirme cuando las cosas van muy mal. En línea con Terapia de piso, necesitaría (todos lo necesitamos) creer más en mí mismo, pero esa es otra cuestión.

Qué complicado es vivir. Un abrazo.

Laura Virtual dijo...

Creo que justamente por eso, inventaron a dios...
Un abrazo,

Svor dijo...

me sumo.

AnaR dijo...

Un saludo, dejo un aviso en mi blog.Un gusto volver a saludarte.

http://elespaciodeunlatidooriginal.blogspot.com/

Laluz dijo...

En ausencia de Dios, siempre me alegra girar la vista, y ver que mi gato al menos, aún sigue a mi lado.

Edurne dijo...

Muy buena esta reflexión, mi buena!
Besotes!

Javier dijo...

es dificil creer, si, pero aun así, podemos intentar quejarnos contra quien no existe, así que preguntale nomás: "Por qué me has abandonado? quizás te escuche y hasta te responda.

Abrazo tristancio

Santiago Paz dijo...

Elí, Elí, lama sabactaní.



Un abrazo.


Santiago

Beauséant dijo...

a mi también me gustaría creer, pero mira que lo pone complicado el jodío :)

Insanity dijo...

El ser humano es tan desvalido, y por encima es abandonado...
Excelente la compañía de este post.
Felicidades :)

Nacho Hevia dijo...

siempre estamos echándole la culpa a los demás... ayyy...yo el primero!